Artículos

[23/02/2012] Análisis
Diseñando un equipo campeón
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

Los Oklahoma City Thunder es una franquicia que se ha construido desde las elecciones del draft. En pocos años se han convertido en un equipo aspirante al anillo. Hoy dominan la NBA.

 

“El requisito del éxito es la prontitud en las decisiones”.

Esta frase de Sir Francis Bacon bien puede aplicarse al gran momento que viven actualmente los Thunder. Hay que remontarse unos años atrás para valorar todo lo que pueden conseguir en un futuro muy cercano. Desde 2007/08, las acertadas decisiones en las elecciones del draft han cimentado el bloque del equipo.  Los directivos, encabezados por Sam Presti, han sabido cristalizar sus deseos y anhelos en jugadores, acertando una y otra vez, para dar el coach Scott Brooks un equipo que, a dia de hoy, lidera con paso firme la Liga. No son los únicos que han acertado en la época moderna de la NBA.

En la década de los 80, tanto Los Angeles Lakers como los Boston Celtics se construyeron mediante elecciones del draft. Ambas franquicias reinaron en la era más luminosa de la NBA con nombres en sus equipos tales como Larry Bird, Kevin McHale, Danny Ainge o Cedric Maxwell (Celtics) y Magic Johnson, James Worthy, AC Green o Michael Cooper (Lakers). En el tiempo en que convivieron se unieron para aportar 8 anillos (cinco Lakers, tres Celtics). En la primera década del siglo XXI, los San Antonio Spurs obtuvieron 4 anillos con jugadores elegidos en vía draft (David Robinson,Tim Duncan, Tony Parker o Manu Ginobili), entrando de lleno en la historia de las franquicias más laureadas y con mayor respeto de la NBA. Como en todas las cosas, no es esta la única forma de crear un equipo campeón. Los más recientes Big 3 de Boston (Pierce, Garnett y Allen) y Miami (LeBron, Wade y Bosh) que se han fraguado con un único jugador elegido y dos estrellas fichadas a base de traspasos (o muchos millones). También dan sus frutos, pero el sabor es diferente. Una cosa es crear un proyecto ganador y otra es comprarlo.

Los Thunder ya dieron muestras el curso pasado de ser un más que serio aspirante al anillo, y este curso van para matrícula de honor. Pero, ¿cómo se ha formado este equipo?

Los Oklahoma City Thunder son los antiguos Seattle Supersonics. El equipo del estado de Washington dejó de ser franquicia NBA en 2008/09, cuyo traslado de hizo a Oklahoma, que anteriormente había recibido con los brazos abiertos a los Hornets (jugaron temporalmente en la ciudad debido a las consecuencias del paso del huracán Katrina). La ciudad aprobó la llegada de los Sonics que pasaron a ser los Thunder.  Cambiaron el verde esmeralda por el azul eléctrico, pero en muchos momentos recuerdan al equipo que jugó unas Finales en 1995/96. Una por una vemos las piezas que forman este puzzle desde 2007.

 

Draft 2007: nº2, Kevin Durant
La piedra angular de este equipo. El alero ya es toda una estrella en la NBA. Incluso fuera de los Estados Unidos, donde lideró a su selección al oro en el Mundial de Turquía 2010, con MVP incluido. Se convirtió en el máximo anotador más joven en una temporada. Titular en el All-Star,  este año opta claramente al MVP de la fase regular; un broche que engrandecería aún más su figura. Y solo tiene 23 años. Asusta pensar todo que puede conseguir en su carrera.

 

Draft 2007: nº 31, Glen Davis (intercambiado por Jeff Green con los Boston Celtics)
El ala-pivot de Georgetown tuvo buenas actuaciones en los Thunder, donde destacó por ser un “falso 4”. Buena mano desde el perímetro, reboteaba con cierta soltura, pero no terminaba de explotar todas sus cualidades. Su falta de agresividad fue uno de los motivos de su regreso a Boston en 2011 a cambio de Kendrick Perkins, que aportaría músculo y agresividad (a veces demasiada) en la pintura.

 

Draft 2008: nº4, Russell Westbrook
Otro All-Star de los Thunder. El base es un pura sangre. Potencia sin límites en un cuerpo diseñado para destrozar las defensas rivales. No es un tirador, pero no por ello deja de ser menos productivo en ataque. Ha aumentado su anotación cada una de sus cuatro temporadas como profesional, si bien esta asiste menos. Debe mejorar su defensa y las pérdidas (4.3 por partido), pero no hay duda que tenemos ante nosotros uno de los bases que reinarán en la reciente iniciada década.  

 

Draft 2008: nº24, Serge Ibaka
Estuvo una temporada más en Manresa antes de saltar a la NBA y valió la pena. Posiblemente uno de los físicos más poderosos de los últimos tiempos, con un timming sobrenatural para el tapón y los mates. La temporada 2010/11 lideró la NBA en tapones (2.4) y este año va camino de repetir premio con 3.3 de media. Jugador muy acoplado al equipo y muy querido por la afición. Debería empezar a anotar algo más para ser más importante, pero su reciente triple-doble (14 puntos, 15 rebotes y 11 tapones) frente a los Denver Nuggets lo han colocado delante de los focos.

 

Draft 2009: nº3, James Harden
Un sexto hombre que rinde igual que un titular. Un microondas de lujo. Tirador fiable, con madera de líder, el multiusos ofensivo es una bendición para Brooks. Esta temporada promedia hasta el momento 16.8 puntos y 3.5 asistencias. Cada año ha mejorado en puntos y asistencias… tirando con mejores porcentajes.


Estos son los cinco jugadores son los que conforman el núcleo duro de los Thunder, un equipo que impone la ley marcial en el Oeste con un balance de 25-7. Soplan tiempos de cambio, nuevas y fuertes generaciones se asoman al balcón de los triunfadores. Las viejas guardias saben que es cuestión de días que pasen a un segundo plano.  Nueva década, sí, pero con el aroma y las sensaciones de los –grandes- campeones de antaño.

Este equipo parece estar cimentado en suelo firme. El trabajo bien hecho desde la base proyecta edificios perennes.   




Jugadores Artículo
Ficha de Kevin Durant Kevin Durant
Ficha de Russell Westbrook Russell Westbrook
Ficha de Serge Ibaka Serge Ibaka
Ficha de James Harden James Harden