Artículos

[15/02/2009] Opinión
Decepcionante concurso de mates
Por Demian Belmonte @ultimatenba | @Demian_Belmonte

Sabemos que el All Star es un circo... ¿pero tanto es necesario?

Todos sabemos que es un circo, un circo muy entretenido. Muchos pecamos de querer más profesionalidad sin perder capacidad de entretenimiento. Y puede que no sea posible ya que la creatividad, transformada en teatro, disimula la falta de capacidad para superar los grandes mates de la historia. Ya que no se pueden superar, se innova haciendo muecas.

La organización del All Star preparó el concurso en confabulación con Nate Robinson y Dwight Howard para permitir un duelo con apariencia de histórico. Pero nada más.

Robinson fue el justo ganador mas Rudy Fernández y JR Smith estuvieron para adornar. No porque sus mates fueran peores, que en algún caso sí, sino porque estaban sentenciados antes de empezar. Era imposible que dejaran fuera de juego el teatro que tenían preparado para la final Howard y Robinson.

Rudy Fernández tuvo la puntuación que se merecía para un concurso de verdad pero en esta mascarada, sus mates eran de 45 puntos para arriba y sólo recibió 42. Bien es cierto que la puntuación debe bajar (bajo unas normas no escritas de puntuación) si no sale a la primera y eso lastró su estupendo 2º mate. No obstante, también ocurrió eso mismo con Howard y el 50 no bajó de su marcador. Lo que sí quedó en evidencia de forma clara y contundente, fue la pitada generalizada del público al conocer la puntuación del primer mate del primer jugador no estadounidense en participar en el concurso. Querían más de él y se quedaron con las ganas.

JR Smith no estuvo a la altura. Su 2º mate no valía ni 40 puntos, sobre todo después de cambiar a mitad de camino el que tenía pensado porque no se entendía con su compañero Sonny Weems, que no le daba bien el balón.

Robinson no se complicó, pasó el corte rápidamente con un buen 1º mate clásico de molinillo adornado por el hecho de medir 1'75 metros. Esos muelles que tiene por piernas no dejan de maravillar. El segundo mate fue el menos valorado del concurso al utilizar a Wilson Chandler como escalera para machacar. Y ni siquiera le salió a la primera. Con la suma del primero, le valió para entrar en la final.

Dwight Howard hizo un defectuoso primer mate. No era fácil, desde el lateral, con bote de balón y machacar a aro pasado a mano derecha tras giro en el aire para quedar de frente al aro. Pero no lanzaba el balón bien y falló los primeros intentos, incluido el primer intento de ya serio, atacando el aro. En el bueno, demostró que iba sobrado en potencia pero le faltó plasticidad. Que su brazo se doble casi 90 grados al elevarlo una vez recogido el balón le hace perder belleza en la calidad del mate, aunque su cabeza llegue a la altura del aro. Pero Howard es demasiado grande para hacer un molinillo con los brazos bien ejecutado. Aún así, 50 puntos.


Howard comenzó con el segundo mate su fiesta particular. Hizo que trajeran una canasta alternativa, la puso a 3 metros y medio, en lugar de los 3'05 habituales y luego, en pleno apogeo, fue a una cabina de teléfonos especialmente preparada para "transformarse" en Supermán. De allí salió con una camiseta ajustadísima para marcar musculito y la consabida capa. Su mate tuvo el mérito en la altura, pero no en la ejecución. Le pasaron el balón, y mal porque rozó el aro tras tocar tablero. Howard saltó delante del aro, de frente, recogió el balón y machacó limpia y sencillamente a dos manos. Demostrando muelles y poco más. Quizá debiera presentarse a un concurso de Mr. Universo. La cosa es que otro 50 y a la final.

Una vez Robinson y Howard metidos en la final, con un Rudy algo decepcionado en el banquillo, siendo quizá el único que se tomó en serio este concurso, empezó el circo en todo su esplendor. Para la historia española queda el debut de un español en este concurso y el homenaje del propio Rudy a Fernando Martín al realizar su primer mate con la camiseta del mítico jugador del Real Madrid, de Portland Trail Blazers y de la Selección Española. En diciembre se cumplen 20 años de su muerte.

El primer mate de la final de Howard fue el mejor de su concurso. Balón al canto lateral del tablero y mate a una mano. El mate en sí era sencillo pero con la dificultad de recoger el balón tras tocar en el canto.

Robinson, tras un primer mate bien ejecutado pero que fue el mismo que hizo Derrick Rose en el concurso de habilidades para finalizar su actuación unas horas antes, realizando un mate a dos manos de espaldas al aro echando los brazos abajo primero tras recoger el balón en el aire, tuvo su momento de consagración en el 2º mate, con el que sentenció el concurso.

Vestido de verde chillón simulando la Kriptonita anti-Supermán, con balón y zapatillas verdes incluídas, se dispuso a realizar el mismo mate que en 2006 pero en lugar de poner a Spud Webb para saltarlo, puso al propio Howard, pasando de 1'70 metros a 2'13. El más difícil todavía.

La volcada quedó estupenda, aun apoyándose con la mano izquierda en el hombro de Howard para poder saltarlo, machacando a una mano.

Howard, claudicando ya en ese momento, intentó un último mate saltando desde la línea de tiros libres pero no calculó bien, saltando justo detrás de la línea y, si bien llegó sobrado, no le quedó bonito.

Con los votos SMS, Robinson ganó con un 52% de los votos.

El concurso tuvo justo vencedor, pero fue efectista, aparente y con exceso de teatro, lo que derivó en un decepcionante concurso. Ante esta situación, LeBron James ha decidido intentar participar en el del año que viene. ¿Por qué no? para hacer payasadas todos se apuntan y los carnavales están muy cerca. No obstante, la potencia de LeBron siempre promete.




Jugadores Artículo
Ficha de Dwight Howard Dwight Howard
Ficha de Nate Robinson Nate Robinson
Ficha de JR Smith JR Smith
Ficha de Rudy Fernández Rudy Fernández