Artículos

[03/02/2012] Análisis
Cuando la simpatía supera al glamour
Por Albert Molinari @ultimatenba | @AlbertMolinari

Desde los ochenta, Los Angeles Clippers han sido un equipo perdedor pero simpático, a la sombra del glamour y la gloria de Los Angeles Lakers. Hasta ahora.

Focos. Dinero. Fama. Títulos. Una ciudad como la californiana puede darte todo esto... siempre y cuando juegues en los Lakers. El hermano rico de Los Angeles. El pobre, los Clippers, han sido durante años el hazmerreír de la NBA. Con nueve temporadas de la últimas 15 con un record de victorias inferior a las 35 por curso, es uno de los tres equipos actuales que nunca ha ganado nada, ni siquiera un título de División. Condenados al olvido y a la sorna pública. Hasta ahora. Y es que todo son ciclos. La felicidad de unos es la pena de los otros y viceversa. Curiosos ciclos lunares invaden estas dos franquicias.

 Los Clippers llegaron a Los Angeles desde San Diego en la temporada 1984/85, la misma que proclamó a David Stern como comisionado y que vio debutar a (H)Akeem Olajuwon y Michael Jordan. Mientras las elecciones de los Lakers en el Nº1 del draft de 1979 (Magic Johnson) y 1982 (James Worthy) sirvieron para formar un equipazo –posiblemente uno de los tres mejores de la historia-, las elecciones de los Nº1 de los Clippers aportaron más bien poco. Tres selecciones en 20 años, una por década. Danny Manning, Nº1 en 1988 era puro talento… pero de cristal. Sano promediaba 19 puntos y 6 rebotes, pero sólo pudo jugar  más de 78 partidos tres de sus quince temporadas. Junto a Ron Harper y Charles Smith lideró uno de los tiempos más gloriosos de los Clippers (1991-1993), clasificándose para los playoffs tras 12 años de ausencia. En ese momento, los Lakers perdían unas Finales (1990/91), Magic anunciaba su retirada (momentánea) por el virus VIH y en las dos siguientes temporadas entraron por los pelos en postemporada. La alegría de unos fue el lamento de otros.

Otro Nº1 fue Michael Olowokandi, elegido en 1998. Un pívot que estaba llamado a dominar la zona y pelear codo con codo contra Shaq. Un bluff total. Entre lo poco que aportó -9 puntos y 8 rebotes de media- y que sólo jugó tres años más de 80 partidos, la decepción fue grande. Mientras, los Lakers, de la mano de O’Neal y Kobe Bryant ganaban tres anillos consecutivos. Pero parece que a la tercera va la vencida.

En 2009 llegó Blake Griffin. Un portento físico. Y como al perro flaco, las pulgas aparecieron en forma de una gravísima lesión dejó sin disputar ni un solo minuto durante toda la temporada. Pero se recuperó y ganó el ROY en 2010/11. Parece que por fin las cosas van por el buen camino. Paradójicamente, en la 08/09 y la 09/10 los Lakers ganaron dos anillos más. Y llegamos al momento actual.

Verano de 2011. Lockout. Una palabra que a nadie gusta oír, pero que es el inicio de todo para estos Clippers. En el último cierre patronal, en 1999, los Clips acabaron con un humillante balance de 9-41. Puede que por ello, o porque el propietario por fin suelta dinero, este año no iban a dejar pasar la oportunidad de cambiar la dinámica. Un nombre: Chris Paul. Cuando se daba por hecho su fichaje por los Lakers, en un cambio que involucraba a Pau Gasol y Lamar Odom, la NBA lo vetó. En una acción sin precedentes, no permitió el traspaso. En el otro lado de la ciudad, aprovecharon la oportunidad servida en bandeja de plata. CP3 sería un clipper. Uno de los mejores bases de la última década llegaba al equipo. Golpe a la línea de flotación de los vecinos ricos. Y no sólo eso, además retenían a DeAndre Jordan y fichaban a Caron Butler & Chauncey Billups. Un equipo montado para aguantar varias temporadas.

Con 'La Mamba Negra' a las puertas de los 34 años, Pau Gasol en rumores de traspaso y las dudas sobre el físico de Andrew Bynum, amén de un banquillo débil, los Lakers 11/12 no terminan de encontrar el ritmo. Este año debería ser el inicio del cambio en la ciudad angelina. Podemos tomar como referencia los duelos directos esta temporada (2-1, uno de ellos en pretemporada) o simplemente pensar que en el All-Star habrá, posiblemente, seis jugadores 'angelinos': Paul, Griffin y Jordan por los Clippers y Kobe, Pau y Bynum por los Lakers. Lo nunca visto. De momento, los Lakers ya han cedido el liderato de la División Pacífico… a favor de su vecino.

La alegría en casa del pobre dura menos que en la del rico, pero ¿quién es hoy el rico?.




Jugadores Artículo
Ficha de Danny Manning Danny Manning
Ficha de Michael Olowokandi Michael Olowokandi
Ficha de Chris Paul Chris Paul
Ficha de Blake Griffin Blake Griffin