Artículos

[19/01/2008] Análisis
Cómo ganan los Lakers
Por Vicente Llamas @ultimatenba

Análisis de cómo están logrando Los Angeles Lakers sus victorias en esta temporada.

No seré nada original recordando la escasa compensación que los Lakers recibieron en el traspaso que, de forma ya esperada en ese momento –verano de 2004- separaba los caminos de Kobe Bryant y Shaquille O’Neal: de Miami llegaban –sólo- Brian Grant , Caron Butler y Lamar Odom .

El tiempo –y ya vamos hacia el cuarto aniversario del evento- ha hecho que le demos la importancia debida al hecho, tanto más cuanto el escaso rendimiento de los llegados entonces –nulo el de dos de ellos que pronto dejaron el baloncesto o la franquicia, y cuestionable el del tercero- coincidió con la marcha de Gary Payton y Karl Malone , la salida de Derek Fisher , hoy de vuelta, y de Rick Fox , e incluso con que la vuelta de Vlade Divac fue infructuosa. Todos estos movimientos significaron la disolución de la última plantilla ganadora y de calidad de la franquicia.

Kobe consiguió su objetivo de acaparar el liderazgo absoluto en los Lakers pero ni sus anchos hombros, capaces de soportar exigencias de anotación extremas incluyendo registros históricos como sus 81 puntos o sus cuatro noches consecutivas por encima de 50 puntos, han sido capaces de alzar al equipo al estatus de aspirante al título de la NBA. Sus balances los tres últimos años han sido 34-48 en la 04-05 (y fuera de play-offs después de una eternidad), 45-35 en 05-06 (eliminados por Suns en primera ronda) y 42-40 en 06-07 (eliminados por Suns en primera ronda de nuevo).

Este año no había, en principio, grandes diferencias. Ningún fichaje de campanillas, ningún joven llegando a su madurez, ninguna selección en el draft con impacto inmediato... pero a estas alturas el balance de los Lakers es nada menos que 26-11 y les lleva al liderato de la División Pacífico donde los Suns llevan varios años dominando y si espera que lo hagan aún. La progresión matemática de los de Los Ángeles los llevaría a un 58-24 que, para hacernos a la idea, es exactamente el balance de los Spurs que ganaron el anillo la temporada pasada.

¿Cómo han ganado todos estos partidos los Lakers?

En primer lugar, han ganado gracias a la acostumbrada aportación ofensiva de Kobe Bryant , segundo máximo anotador de la temporada con casi 28 puntos por partido, y que ha sido el máximo anotador de los Lakers en 22 de sus 38 partidos, con una mejor actuación de 48 puntos en su reciente partido ante Seattle. Más comedido Bryant en el número de lanzamientos que en temporadas anteriores, el mejor reparto de los tiros hace que las jugadas acaben en buenas posiciones de tiro para sus compañeros gracias a ser el cuarto mejor equipo en asistencias, con 23,7.

No cabe dudar del nivel de intensidad de Bryant, como lo demuestra que por segunda vez en su carrera está por encima de las 2 robos de balón por partido y lleva a estas alturas casi tantos robos como en toda la temporada 04-05. Su mejoría en este aspecto lleva a los Lakers a ser el quinto equipo más recuperador de balones con 8,7 por encuentro.

Siguiendo con estadísticas individuales, han ganado también contando con el jugador que mejor porcentaje de tiro de campo tiene en toda la liga (impresionante su 64%), la gran esperanza Laker Andrew Bynum , último menor de edad en llegar a la liga hace dos temporadas. Sin embargo su aportación ha sido menos importante en anotación (sólo 13 puntos por partido, aunque casi duplique sus cifras respecto a las del año pasado) que en rebote (10 por partido, casi doblando también su marca del año anterior), habiendo colaborado en este aspecto a que los Lakers, a pesar del escaso peso de su juego interior (el siguiente pívot del equipo en anotación es Ronnie Turiaf con 6,2 puntos por partido, y a continuación Brown con 5,1), hayan tenido en 17 de sus 38 partidos al máximo reboteador del partido, casi siempre Bynum con alguna aparición de Odom. Los Lakers consiguen así un muy meritorio 4º puesto en la liga en rebotes con 45 por encuentro, de los que 26 los capturan entre Bynum, Lamar Odom y Bryant.

Bynum parece, así, pieza clave en esta plantilla, por ejemplo en cuanto a intimidación (está en más de dos tapones por encuentro, e incontables ocasiones en que los rivales corrigen el tiro para sortearle) e incluso por algún intangible relacionado con la ilusión y las perspectivas de futuro. Su aportación en puntos es muy similar a la de Odom y Fisher pero la sensación es mucho más positiva. Los aleros Vladimier Radmanovic, Luke Walton y Trevor Ariza están pasando muy desapercibidos, todos en torno a unos pobres 7 puntos y 3 rebotes por partido; solo destacan un poco las 3,6 asistencias de Walton.

Sí destaca la defensa del equipo en conseguir dejar a sus rivales con un bajo porcentaje de tiro, siendo los Lakers hasta ahora el cuarto equipo en este apartado, detrás de Celtics, Pistons y Rockets.

Los Lakers han ganado también sus partidos gracias a ser uno de los equipos con mejor porcentaje de acierto en el tiro (3er puesto con un 47,5%, tras Utah y Phoenix, a pesar de ser los cuartos peores en porcentaje de tiros de tres con un 33%) y también de los más anotadores (3er puesto con 108 puntos por noche, detrás de Phoenix y Warriors); a este respecto, en todas sus victorias han sido capaces de anotar más de 30 puntos en algún cuarto (y hasta en tres cuartos en 6 ocasiones, con una anotación máxima de 46 puntos durante el último cuarto de su primer enfrentamiento con Denver).

Impresionan a sus rivales desde el principio, porque su alta anotación destaca sobre todo al inicio de los partidos, anotando más en las primeras mitades (55 puntos de media en sus victorias, con un reparto casi matemático de 27,5 puntos en los primeros y segundos cuartos). Sus victorias sólo han sido fruto de remontar un partido de resultado adverso al descanso en dos ocasiones. Es también al principio de los partidos cuando menos puntos anotan sus rivales, 24.6 puntos en los primeros cuartos de los partidos con victoria Laker. En global, los angelinos son el tercer equipo que más diferencia de anotación tiene con sus rivales tras Celtics y Pistons.

Cabe destacar por último que sus derrotas se reparten equitativamente en casa y fuera, que sólo han perdido un partido (de los cinco en total) contra sus rivales de División, y sólo 5 (de los 22) contra equipos de su Conferencia Oeste. Su racha actual de victorias es la mejor de la liga con siete consecutivas, y no pierden dos partidos seguidos desde, ahí es nada, finales del mes de Noviembre.

Estas son las claves objetivas que hacen de los Lakers una de las sorpresas más grandes de la temporada; su rendimiento estará ahora bajo todas las lupas para comprobar cuánto afecta a este equipo la baja de un par de meses de Andrew Bynum , cuya aportación ya hemos mencionado, y también qué tal se desenvuelven en las giras por el Este que les quedan por afrontar.




Jugadores Artículo